Aquella noche se disputó el partido entre las primeras divisiones del Club Boca Juniors y Matienzo. La llegada del equipo de La Ribera significó un hecho de tal relevancia que el Centro Comercial de Monte Buey declaró feriado aquel día.